La policía puso fin a un calvario familiar en el norte de Francia: juicio previsto para enero, padres acusados

Una pareja de Noel-Sous-Lens (Pas-de-Calais) irá a juicio en enero, bajo sospecha de violencia y deficiencia educativa, después de que la policía descubriera el martes a dos de sus 10 hijos encadenados a sillas altas, en una situación. «Lamentable higiene», supimos el domingo por la fiscalía.

El fiscal dijo a la AFP que el caso de la familia fue denunciado por uno de los hermanos mayores, y el 30 de agosto se notificó a la fiscalía con un informe de la Organización de Asistencia Social a la Infancia. Norte.

Y cuando intervino la policía, “se enteraron de que había dos niños de dos y cinco años” que estaban «Atado a sillas altas, para no moverse», Continuó: «Y en un estado de limpieza deplorable».

Pero dijo que «no podemos decir» que estaban cubiertos de excrementos, como informaron algunos medios. Los padres, un hombre de 44 años y una mujer de 40, sospechosos de haber “sustraído por ascensión a obligaciones legales” y “violencia de menor de 15 años por parte de un novato”, sin ITT (incapacidad total para el trabajo).

“Lo que se critica es sobre todo una total falta de higiene y graves carencias pedagógicas”, Eso es todo El hecho de que no cuide a sus hijos de manera ordinaria.hormigas», dijo el demandante. Sin embargo, no hay niños»No hay rastros de violaciones graves que dejarían cicatrices».agregó.

La familia tiene un total de diez hijos de entre 4 meses y 24 años, entre ellos siete menores de edad, y “los hechos se alegan sobre todos los menores y uno de los adultos”, describiéndose los posibles hechos respecto de los dos mayores.

READ  "Omicron sigue siendo un virus peligroso", advierte el responsable de la Organización Mundial de la Salud

Los siete menores fueron objeto de una orden provisional. Los padres fueron puestos bajo custodia policial el 31 de agosto, llevados ante un juez y puestos bajo supervisión judicial, sin contacto con sus hijos y obligaciones de cuidado. Serán juzgados el 24 de enero.

A raíz del caso, la Secretaria de Estado para la Infancia del Primer Ministro, Charlotte Cople, anunció el domingo por la noche que viajaría a Pas-de-Calais el lunes para hablar «con actores de protección infantil y para» evaluar la identificación y manejo de esta situación» o «proteger a todos los niños en el círculo».