Las escuelas intermedias y secundarias solo para varones reabren en Afganistán

Inicio 100% masculino: solo los estudiantes afganos de secundaria y preparatoria pudieron regresar a la escuela el sábado, una medida denunciada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), e instando al nuevo régimen talibán a no “Deja a las chicas a un lado“.

Diez días después de la reapertura de las universidades privadas del país, el Ministerio de Educación anunció el viernes que “Todos los profesores y estudiantes varones“Los estudiantes de secundaria estaban en camino de regreso a su institución, sin mencionar a los maestros o las universitarias.

Esta ambigüedad corre el riesgo de inflamar la ansiedad de una parte de la población afgana y de la comunidad internacional que temen que se repita el mismo escenario que cuando los fundamentalistas llegaron al poder por primera vez, entre 1996 y 2001.

Tras la salida de los talibanes, impulsada por una coalición internacional liderada por Estados Unidos, las mujeres pudieron recuperar gradualmente sus derechos básicos y acceder a los trabajos que les estaban prohibidos, como jueces, parlamentarias o pilotos.

En veinte años, el número de escuelas se ha triplicado y el número de niños matriculados en la escuela ha aumentado de 1 millón a 9,5 millones.

Desde su regreso al poder, los talibanes han tratado de tranquilizar a la comunidad internacional garantizando el respeto de los derechos de las mujeres, entre otras cosas. Pero estas acusaciones se han visto debilitadas en las últimas semanas por varias decisiones tomadas por el nuevo poder ejecutivo afgano.

Las mujeres ciertamente se reservan el derecho a estudiar en la universidad, pero tendrán que usar una abaya y un hiyab para hacerlo. Las lecciones se darán tanto como sea posible en un grupo de un solo sexo. Tampoco se incluyó a ninguna mujer en el nuevo órgano ejecutivo temporal introducido a principios de septiembre.

READ  El gobierno francés señala una reanudación "estratosférica" ​​de la epidemia, un nuevo proyecto de ley en marcha a pesar de las protestas