¿Sabes? En situaciones de emergencia, los mamíferos pueden respirar por el ano.

Intrigados por la forma en que algunos animales respiran a través de sus intestinos en situaciones de emergencia, los investigadores de la Universidad Médica y Dental de Tokio han demostrado que lo mismo es posible, en condiciones experimentales, en ratones, ratas y cerdos.

Según su trabajo, publicado en la revista Med, esto también podría aplicarse a los seres humanos que experimentan dificultad respiratoria, por ejemplo, durante la escasez de respiradores, como fue el caso durante la epidemia de Covid-19, o cuando no se demostró que estas máquinas funcionaran. adecuado para el paciente.

La respiración generalmente implica inhalar oxígeno y exhalar dióxido de carbono a través de los pulmones o las branquias.

Pero las especies han desarrollado otros mecanismos. Algunos peces, arañas o incluso pepinos de mar pueden usar su trasero para obtener oxígeno y sobrevivir en una emergencia. Un fenómeno llamado EVA, que puede traducirse como respiración intestinal a través del ano.

“El recto tiene una red de vasos sanguíneos diminutos justo debajo de la superficie de su pared, lo que significa que los medicamentos que se administran a través del ano se absorben fácilmente en el torrente sanguíneo”, dice el autor principal, Ryo Okapi. En este principio se basan los supositorios.

Entonces, el equipo de científicos se preguntó si el oxígeno podría administrarse de la misma manera. Para demostrarlo, decidieron realizar experimentos en ratones, cerdos y ratas que carecían de oxígeno. Se han probado dos métodos: administrar oxígeno en forma de gas o realizar un enema enriquecido con oxígeno.

En el primer caso, los científicos prepararon las paredes del recto con fricción, con el fin de inducir la inflamación y aumentar el flujo sanguíneo, lo que mejora la eficiencia del suministro de oxígeno.

READ  El columnista de la corte holandesa Peter R. De Vries rodado en Amsterdam

Sin embargo, dado que un tratamiento de este tipo no sería tolerado por los seres humanos, también utilizaron un líquido rico en oxígeno, perfluorodecalina, que se sabe que es inofensivo. Como resultado, el oxígeno suministrado en forma gaseosa y líquida aumentó la oxigenación, normalizó el comportamiento animal y prolongó la vida.

Los investigadores dijeron que la pequeña cantidad de líquido absorbida junto con el oxígeno no causó ningún efecto dañino y no interrumpió las bacterias intestinales, lo que indica que el método es seguro.

En última instancia, esperan demostrar la eficacia del método en humanos. “Los pacientes que sufren de dificultad respiratoria pueden obtener sus necesidades de oxígeno a través de este método mientras tratan su enfermedad”, dijo Takanori Takibi, uno de los coautores.

En un comentario que acompaña al estudio, Caleb Kelly, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, enfatizó que esta técnica debe tomarse muy en serio.

“Es una idea provocativa, y quien la descubra por primera vez se sorprenderá”, admite. “Pero dada la función clínica que puede desempeñar y los datos presentados (a través de este estudio), VAS parece un tratamiento prometedor que merece la atención de la comunidad científica y médica”.