Se está organizando la vacunación para todos en Francia y se vislumbra una “tarjeta sanitaria”

Las reservas de slots en plataformas de Internet especializadas (Doctolib, Keldoc, Maiia) se extendieron la mañana del jueves a los 18-49 años, la última categoría en tener derecho a recibir vacunas sin estándares de salud.

Para ellos, las citas comenzarán el lunes, con la apertura oficial de vacunación para todos los adultos, luego de levantar paulatinamente la edad o las condiciones de salud inicialmente vigentes.

“Las reservas serán graduales, con nuevos recuadros publicados en Internet a diario en varias plataformas”, dijo en Twitter el ministro de Salud, Olivier Ferrand.

Doktolip advirtió en un comunicado de prensa que “este nuevo paso no permitirá satisfacer todas las solicitudes de los pacientes”, y señaló que “el número de dosis de vacunas aún es limitado, especialmente Pfizer y Modern”.

“28 millones de adultos son elegibles para la vacunación y aún no han sido vacunados con un promedio de 500.000 citas disponibles cada día”, continúa la principal plataforma de reservas, que “espera una alta participación”.

La compañía de seguros de salud, por su parte, abrió el jueves un sitio web (attestation-vaccin.ameli.fr) que permite a las personas que fueron vacunadas antes del 3 de mayo recuperar sus “certificados aprobados”. Este documento, que ahora se entrega después de cada inyección, le permite activar la Tarjeta Sanitaria francesa y viajar al extranjero.

La vacunación en la mayor escala posible es crucial para Francia a fin de evitar una reanudación de la epidemia en las próximas semanas y meses, al tiempo que se alivian gradualmente las restricciones impuestas.

Según el último pronóstico del Instituto Pasteur, publicado el 22 de mayo, el declive de la epidemia y la aceleración de la vacunación pueden dar esperanzas de un verano tranquilo, siempre que continúen en las próximas semanas.

READ  Un hombre a quien le amputaron la pierna en un hospital austríaco | Científico

En este punto, 24,5 millones de personas recibieron al menos una inyección (es decir, el 36,7% de la población total y el 46,8% de la población adulta), de los cuales 10,3 millones recibieron dos inyecciones (15,4% de la población total y 19,7% de la población adulta). ).

Mientras tanto, el número de pandemias sigue disminuyendo: menos de 18.000 pacientes con Covid-19 están hospitalizados, incluidos 3.200 en unidades de cuidados intensivos.

Si este objetivo parece viable, el resto es incierto y el gobierno quiere absolutamente evitar que la vacunación alcance su punto máximo este verano en un nivel insuficiente. Por tanto, el lema es claro: Buscar a todos los que tienen derecho a la vacunación.

Para ello, el Ministerio de Sanidad garantiza el uso de “todos los medios posibles e imaginables”, recordatorios telefónicos a través del seguro médico para las alianzas con asociaciones.

“Más del 82% de los franceses ahora quieren vacunarse”, quiere creerle al señor Ferrand. “Estoy feliz por eso porque necesitamos vacunarnos mucho”.

“Esta confianza (…) me permite dejar de lado el debate sobre el compromiso con las vacunas” que la Academia de Medicina lanzó esta semana.

La próxima vacunación de los adolescentes podría ser otro factor importante.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) votará el viernes para autorizar la vacuna Pfizer / BioNTech para niños de entre 12 y 15 años. En el proceso, la Alta Autoridad Sanitaria (HAS) dirá si se puede administrar en Francia para adolescentes de 16 a 18 años, o incluso de 12 años.

Por su parte, y tras meses de retraso, el laboratorio Sanofi anunció que había iniciado ensayos a gran escala de la vacuna, en 35.000 personas de varios países. Su objetivo es comercializarse a fines de 2021, aproximadamente un año después de que se aprobaran las primeras vacunas.

READ  Los incendios continuaron ardiendo en el sur de Europa, lo que obligó a la evacuación de aldeanos y turistas.

En un esfuerzo por aliviar ese retraso, Sanofi quiere evaluar si su producto funciona como una dosis de refuerzo después de otra vacuna y puede integrarse en campañas de vacunación que pueden reaparecer regularmente ante mutaciones en el virus.

El Parlamento también está considerando las implicaciones: el jueves por la noche, en la votación final del Senado, finalmente adoptó un proyecto de ley que enmarca una salida gradual de la emergencia sanitaria. En particular, permite la implementación del controvertido “permiso de salud”.

Los parlamentarios de izquierda (RDA, LFI, SOC) ya han anunciado que asumirán el control del Consejo Constitucional, considerando que este texto “otorga poderes muy importantes al gobierno por motivos muy vagos e imprecisos”.