¿Tienen algo que decir los japoneses sobre los famosos cacahuetes japoneses de México?

¿Qué hay en cada tienda de conveniencia en el pasillo de bocadillos «Maní japonés» en México? El maní no se cultiva en Japón y los bocadillos no se importan de allí. Pero hay una conexión japonesa.

El nombre del enlace es Yashike Nakadani Morikuchi.

México ha tenido inmigrantes japoneses desde finales del siglo XIX, cuando el gobierno permitió que los inmigrantes trabajaran en ferrocarriles y granjas comerciales. Pero cuando llegó Nakadani en 1932, tal acuerdo requería el patrocinio de un residente mexicano.

Así que Nakadani obtuvo su visa mexicana en respuesta a un anuncio de trabajo en Japón para una empresa propiedad de la fábrica Button en México, y la tienda por departamentos «El Nuevo Japón», rival de Liverpool y El Palacio de Hierro. El plan de Nakatani es regresar a casa después de cinco años de trabajar en Buttons en México.

En sus memorias, ese árbol sigue en pie (Este árbol sigue en pie.), Nakadani describe el día en que desembarcó de un barco en Manzanillo en Golima en 1932, especialmente el impacto cultural inmediato y la frustración de ver la pobreza en las calles. Pero un trabajo sólido lo esperaba en la Ciudad de México.

En México se le llama “maní japonés”. Pero se llaman cracker nuts en inglés.

En la capital del país, fue discriminado y tenía una incapacidad total para hablar español. Sin embargo, esto no impidió que alquilara una habitación a una mujer que era su suegra.

A Nagadani le encantaba cantar y trepaba al techo para hacerlo. La hija del arrendador, Emma Ávila Espinosa, fue a lavar la ropa y lo encontró allí, y comenzó a enseñarle palabras en español.

La pareja se casó en un año y tuvo hijos. Nakadani no habla bien el idioma, pero lo entiende.

READ  OPI registrada para Coinbase, un intercambio de criptomonedas

La pareja continuó criando a su familia y Nakadani trabajó con sus empleadores japoneses hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, lo que complicó las cosas para la pequeña población japonesa en México. Muchos regresaron a Japón voluntariamente, mientras que otros, como El Niño, el principal supervisor de Japón, fueron acusados ​​de espiar para el Japón imperialista, fueron deportados y cerraron sus negocios, dejando a Nakadani sin empleo.

Cualquier japonés en las playas y en las zonas fronterizas tuvo que mudarse al interior de México durante la guerra. Ya en la Ciudad de México, Nakadani no tuvo que dejar a su familia mexicana, sino que tuvieron que vivir en una de las colonias japonesas de la capital por apoyo y protección.

Como el trabajo de Nakadani se había ido, la joven pareja necesitaba una forma de mantener a su familia. Comenzaron elaborando y vendiendo antojitos tradicionales mexicanos desde su casa. Pero lo que cambió sus vidas fue la decisión de adaptar los bocadillos japoneses a los ingredientes y sabores mexicanos.

Datos de registro de Yoshigei Nakatani
Registro de Nakadani con el Servicio de Migración de México en 1936. Archivos Nacionales

En su pueblo rural de Sumotoshi, Nakadani aprendió a hacer Orinda: Semillas de Mammekichi con una cubierta dulce a base de harina de arroz. Sin semillas ni harina de arroz, hizo un maní tostado cubierto con maní, harina de trigo, soya y azúcar, que a menudo son dulces y salados.

Los bocadillos de maní se hicieron populares lentamente mientras la gente esperaba para comprar «Coquates del Jabonese» (maní japonés para niños). Eventualmente, la pareja decidió mudar el negocio de la casa a una tienda en La Mercedes, el principal mercado de comida tradicional de la ciudad.

READ  Partido 2: Austria v España Femenino | Equipos | Jugadores a seguir | Juego de fantasía XI

Pronto comenzaron a vender maní a granel e inventaron máquinas para satisfacer la demanda. La Merced era su base de ventas y en la década de 1950 instalaron una fábrica en el sureste de la Ciudad de México.

Los niños han estado involucrados en el negocio desde el principio. Se formalizó aún más en 1950 bajo la marca Nipón con la ayuda de su hijo Armando. En el mismo año, la hija Elvia pintó Geisha, que todavía está en la colección.

En la década de 1970, el negocio siguió creciendo y se fusionó en 1975. En 1977, la marca fue registrada oficialmente.

Sin embargo, lo que nunca hicieron fue patentar la idea. Marcas de imitación como Nishikawa estaban en el mercado desde 1957, que todavía existe en la Ciudad de México y produce su propio maní.

Padres del cantante Yoshio Nakadani
Yashike Nakadani y su esposa Emma Ávila Espinosa.

En la década de 1980, el mercado del maní creció tanto que las empresas de bocadillos Parcel y Sabridas se dieron cuenta y desarrollaron sus propias versiones. Fue difícil competir en precio con los Gigantes de Nippon, pero pudo continuar hasta cierto punto exportando a Brasil, donde los bocadillos son populares.

Nipón fue independiente hasta que fue comprada por la marca Totis en 2017, que aún vende maní bajo el nombre de Nipón.

Numerosas fuentes que hablan sobre los cacahuetes Nakadani hablan de un refrigerio similar que se vende y se come en Japón, donde se les llama «cacahuetes mexicanos». Ese hecho hay que tenerlo en cuenta». Cerrado El paquete contiene la imagen de un niño mexicano similar, pero la idea de que se trata de una versión japonesa de los bocadillos mexicanos puede ser un mito en Internet.

READ  Granjas de México insisten en cultivar alimentos por su cuenta

Según los medios Sub, Cerrado El maní se descubrió en Okinawa, que tiene una variedad de alimentos de otras partes de Japón y es conocido por adaptar alimentos extranjeros. El sabor de los cacahuetes se basa en un plato llamado «arroz taco» – este Cerrado Suena vago, más picante y sabroso.

Casarse en una familia mexicana ayudó a unir y aceptar a Nakadani. Vivió en la Ciudad de México hasta su muerte en 1992, pero no recibió la ciudadanía mexicana. Según la nuera, todavía se sentía leal a su propio país.

Su primer hijo, Carlos, nació en 1932 y se convirtió en pintor, escultor, director de fotografía y escritor. Otro hijo, Yoshio, se convirtió en un cantante popular.

Sin embargo, la familia siempre ha sido muy famosa por sus cacahuetes.

el cantante mexicano yoshio
Uno de los hijos de Gustavo Nakadani Avila, Yashikai Nakadani y Emma Avila. Fue un exitoso cantante en México llamado Yoshio.

Leigh Thelmadatter llegó a México hace 18 años y se enamoró de la tierra y la cultura en especial de su artesanía y arte. Ella es una maestra Cordonería Mexicana: Papel, Pasta y Fiesta (Schiffer 2019). Su columna cultural seguirá apareciendo Diario de noticias de México.