Trabajar desde casa: En España, el trabajo a distancia está regresando en medio de un aumento de casos de coronavirus | Economía y Negocios

La rápida propagación de la nueva variante del virus corona está obligando a las empresas españolas a avanzar lentamente con políticas para volver al lugar de trabajo.

Como se hizo en los primeros días de la epidemia, las telecomunicaciones, en particular, ofrecieron primero a los empleados la opción de trabajar al 100% a distancia. Los bancos BBVA y otras grandes corporaciones como Banco Santander y el grupo asegurador Mapfre están ofreciendo más horas de trabajo fuera de casa durante las vacaciones, ya que el número de casos sigue aumentando en toda España.

Las agencias gubernamentales hacen lo mismo: la Agencia Tributaria ha obligado a sus empleados a trabajar desde casa hasta al menos el 10 de enero, y el gobierno catalán ha hecho del trabajo a distancia una «prioridad» para sus propios trabajadores.

Las voces emergentes en el sector laboral y de la salud recomiendan ahora posponer el regreso al trabajo de oficina. Otros países europeos ya están tomando medidas: Portugal ha establecido el trabajo obligatorio a larga distancia entre el 25 de diciembre y el 9 de enero, mientras que Holanda ha ampliado ese plazo hasta el 14 de enero.

En España, todavía no hay directrices oficiales del gobierno y los sindicatos esperan que las empresas más pequeñas tomen nota de las corporaciones. “Lo que hacen las grandes empresas tiene un efecto arrastre, pero la mayoría de las pequeñas y medianas empresas suelen necesitar un mensaje claro de las autoridades para actuar”, dijo José Varela, responsable de Digitalización Sindical de UGT.

Telefónica ofreció a toda su plantilla la oportunidad de trabajar plenamente desde casa hasta el 7 de enero para revisar la situación. Hasta ahora, la empresa de telecomunicaciones contaba con un sistema de trabajo híbrido que le permitía trabajar desde casa durante dos días, y una opción más como opción. Vodafone, los otros tres grandes operadores de telecomunicaciones de España, Orange y Masmo, pronto lanzaron operaciones similares.

READ  México y Brasil lideran las muertes por COVID-19 en América Latina

El cierre de oficinas casi de un día para otro a principios de 2020 fue un evento estresante para muchas empresas. Pero ahora que España se encuentra en su sexta ola de coronavirus, volver al trabajo remoto debería ser un proceso sencillo. “Hemos aprendido a ser flexibles y adaptables; ahora estamos mejor preparados”, dijo Miriam Las Herras, profesora de la Escuela de Negocios del IESE. Y el estado de las epidemias porque van en aumento ”.

Lo que hacen las grandes empresas puede tener un efecto de arrastre, pero la mayoría de las pequeñas y medianas empresas generalmente requieren un mensaje claro de las autoridades para tomar medidas.

José Varela, Unión UGT

En el sector bancario, los empleados que realizan trabajos corporativos pueden estar en casa (se considera que aquellos que trabajan directamente con los clientes en las sucursales bancarias realizan un trabajo esencial y no pueden beneficiarse de esta actividad). Bango Santander ha dicho a los equipos que se organicen para que los miembros puedan trabajar de forma remota, y el banco está considerando realizar pruebas de covit para los empleados que regresan a casa después de las vacaciones de Navidad. BBVA ha realizado trabajos de voluntariado de oficina para empleados que trabajan en servicios centrales.

El grupo de seguros MapFree permite a los empleados trabajar desde casa y los que vienen a la oficina pueden irse a casa a la hora del almuerzo y trabajar largas distancias durante el día.

Según fuentes de la empresa, no se han tomado más medidas contra la energética Repsol Kovit-19. Repsol contiene un modelo híbrido que permite a los empleados trabajar desde casa hasta tres días a la semana. El 70% de los trabajadores elegibles para trabajos de larga distancia (que no trabajan en gasolineras y refinerías) han aceptado la oferta.

Google España, como viene haciendo la compañía en otras partes del mundo, verá cómo avanza la epidemia antes de anunciar una nueva fecha límite para volver al cargo en lugar de bajar las ganancias de enero.

Un paso adelante, un paso atrás

Uno de los informes que se escuchan con más frecuencia durante las epidemias es que el trabajo a distancia se queda aquí. Pero las cifras de los últimos meses han demostrado que a medida que las tasas de infección han disminuido, las empresas han convertido en una prioridad volver al lugar de trabajo.

Según cifras oficiales, el número de personas que trabajan desde casa con regularidad (más de la mitad de la semana laboral) ha caído del 16% al 8% en el pico de las epidemias.

Según Juan Varela de UGT, el trabajo a distancia no se ha realizado ya que el mundo empresarial español sigue insistiendo en trabajar de forma presencial. En lo que va de año, solo el 4% de los convenios de negociación han incluido la normativa del trabajo a distancia, y el llamado «derecho a desconectar» solo se ha cifrado en 20 convenios de negociación.

Una nueva ley española que entró en vigor en verano ha establecido una condición para que las personas que trabajan más del 30% del tiempo trabajen largas distancias, pero esto no se aplica cuando los empleados son enviados a casa debido a una infección. “Cuando aumentan las epidemias, las empresas permiten el trabajo a distancia, pero en muchos casos, cuando la situación vuelve a la normalidad, los empleados prefieren ir a la oficina”, apunta Varela.

Mirea Los Heras del IESE lamenta que no se estén utilizando mucho los trabajos a distancia. “Necesitamos hacer un mayor uso de esta experiencia y de lo que hemos aprendido”, dice. «Pero obviamente no hemos aprendido mucho, a juzgar por la congestión del tráfico matutino».