Buzo de la Guardia Civil española salva al bebé del agua: los clichés ponen el mundo patas arriba

Un miembro de la Guardia Civil española rescató a un niño frente a las costas de Ceuta, España. El buceador tomó al niño migrante en sus brazos y se lo entregó a un miembro de la Cruz Roja Española. Pronto, la foto, que la Guardia Civil española publicó en Twitter, se volvió viral.

Política de inmigración

Los migrantes seguían intentando en vano llegar el miércoles al enclave español de Ceuta, como miles de otros que habían entrado ilegalmente desde el lunes desde Marruecos y contra los que la Unión Europea había endurecido su tono al afirmar que no se dejaría “intimidar” en el caso de inmigración.

Desde el lunes, unas 8.000 personas, una cifra sin precedentes, se han incorporado a Ceuta, aprovechando la flexibilización de los controles fronterizos en el lado marroquí.

Entre ellas, 5.600 personas ya han sido expulsadas a Marruecos, según una cifra actualizada a principios de la tarde por la gobernación de Ceuta que no contabilizó ninguna “nueva entrada” del miércoles, asegurando que las personas que intentan llegar a la playa sean transportadas de inmediato. . Regreso a Marruecos.

Esta ola de inmigración sin precedentes llega en el contexto de la gran crisis diplomática entre Madrid y Rabat, que no ha parado desde la llegada el mes pasado a España para recibir tratamiento para el líder de los separatistas saharauis en el Frente Polisario, el archienemigo del Polisario. Parte delantera. Marruecos, Oeste, puesta de sol.

Los migrantes, en su mayoría marroquíes, entraron a las aguas del lado marroquí de la frontera, bordeado por un alto muro por una presa, desde el amanecer en gotas para llegar a Ceuta nadando.

READ  El G7 lanza un plan de infraestructura global para competir con China

Un periodista de la AFP indicó que los soldados españoles interceptaron su camino a su llegada a la playa, en un ambiente tenso por momentos, y fueron devueltos por la fuerza a la frontera.

La mayoría de ellos son hombres jóvenes, usan ropa completa o, a veces, usan trajes de baño. “Hay muy poco trabajo en MarruecosOthman, de 24 años, barbero de Tetuán (norte), explicó que “hay trabajo para nosotros en España”, pendiente de deportación a Marruecos.

A lo largo de la costa, se desplegaron decenas de policías antidisturbios españoles y, en ocasiones, lanzaron gases lacrimógenos mientras patrullaba un barco de la Guardia Civil.