Los científicos advierten: ¡Los “signos vitales” de la Tierra se están debilitando!

Ces chercheurs, qui font partie d’un groupe de plus de 14.000 scientifiques ayant plaidé pour la déclaration d’une urgence climatique mondiale, estiment que les gouvernements ont de manière systématique échouatéta duplex cause de aux à s ‘ground “.

Desde una evaluación anterior en 2019, han destacado un “aumento sin precedentes” de desastres climáticos, desde inundaciones hasta olas de calor, incluidos huracanes e incendios.

De los 31 “signos vitales” del planeta, que incluyen emisiones de gases de efecto invernadero, espesor de glaciares o deforestación, 18 hicieron el récord, según este texto publicado en la revista BioScience.

Así, a pesar de la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero debido a la pandemia de COVID-19, las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono y metano alcanzaron niveles récord en 2021.

Los glaciares se están derritiendo un 31% más rápido que hace quince años, y la deforestación en la Amazonía brasileña alcanzó un récord en 2020, convirtiendo este importante sumidero de carbono en una fuente neta de dióxido de carbono.

Según el estudio, la masa de ganado superó los 4 mil millones de cabezas de ganado, incluidas vacas y ovejas, y ahora supera la masa de humanos y animales salvajes combinados.

Uno de los autores, Tim Linton, de la Universidad de Exeter de Gran Bretaña, dijo: “Debemos responder a la evidencia que muestra que nos dirigimos hacia puntos de ruptura climáticos y tomar medidas urgentes para descarbonizar la economía y comenzar a restaurar la naturaleza en lugar de destruirla. “

Los autores creen que ya hay “pruebas cada vez mayores de que nos estamos acercando, si no ya superamos” algunos de los puntos de inflexión que podrían arrastrar al sistema climático hacia un cambio drástico e irreversible.

READ  Testigo clave de la muerte de George Floyd no quiere testificar en el juicio: "Realmente hay un tema muy pequeño que discutir".

Esto incluye el derretimiento de los casquetes polares en Groenlandia y la Antártida, lo que podría ser irreversible a una escala de siglos, incluso si se reducen las emisiones de CO2.

Otro posible punto para no regresar a los arrecifes de coral particularmente amenazados por el calentamiento global, de los que dependen 500 millones de personas.

Los autores piden una acción rápida y drástica en varias áreas: eliminar los combustibles fósiles, reducir la contaminación, restaurar los ecosistemas, elegir dietas basadas en plantas, alejarse del modelo de crecimiento actual y estabilizar la población mundial.

“Debemos dejar de tratar la emergencia climática como un problema independiente, el calentamiento no es el único problema en nuestro sistema terrestre compacto”, insistió William Ripple de la Universidad Estatal de Oregon.

Según él, “las políticas para combatir la crisis climática o cualquier otro síntoma deben abordar la fuente: la sobreexplotación del planeta por parte de los humanos”.