México fue derrocado por el Movimiento Estadístico de Energía, listo para ganar las elecciones presidenciales

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asiste a una conferencia de prensa el 31 de mayo de 2021 en el Palacio Nacional en la Ciudad de México. REUTERS / Edgard Carrido / Foto de archivo

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, enfrenta una prueba importante en las elecciones de mitad de período del domingo para fortalecer el control estatal sobre los recursos naturales, lo que determinará el control del Congreso durante el resto de su administración.

El izquierdista López Obrador ha molestado a muchos de los socios comerciales clave de México y a los principales grupos empresariales de México, con el gobierno anterior promulgando una legislación para transformar el mercado energético en más capital privado.

Aunque esto ha reducido la inversión, su argumento de que está luchando contra la élite deshonesta de los pobres de México todavía resuena entre los votantes, lo que hace que su Movimiento de Reconstrucción Nacional (Morena) esté desesperado por retener la Cámara en el Congreso.

“México es un país rico, pero hemos permitido que otros vengan y nos quiten nuestra riqueza”, dijo César López, un partidario de Morena de 42 años en la ciudad norteña de Hermosillo, quien está firmemente detrás de la agenda energética del presidente.

Aunque los votantes han tratado de criticar el historial de creación de empleo y la lucha contra el crimen de este gobierno, ahora se muestran escépticos con respecto a los ex gobernantes mexicanos. López Obrador se ha beneficiado de lanzar la vacuna contra COVID-19.

Las encuestas de opinión sugieren que Morena podría perder algunos escaños en la Cámara Baja, que controla el presupuesto. Pero debe alcanzar una mayoría cómoda con la ayuda de aliados políticos.

READ  OPI registrada para Coinbase, un intercambio de criptomonedas

Si esto supera las expectativas, la coalición podría obtener una mayoría de dos tercios, lo que permitiría a López Obrador buscar cambios constitucionales para respaldar su visión estadística en la segunda mitad de su mandato de seis años. Esa oportunidad preocupa a algunos inversores.

La ley le prohíbe buscar la reelección.

El presidente ha tomado el control de la política energética en el centro de su agenda económica, argumentando que los gobiernos anteriores han priorizado los intereses privados sobre el gasto público.

Esa ambición se ha visto frustrada por la reforma energética constitucional de 2013-14 de su predecesor Enrique Peña Nieto, y los cambios legislativos de Morena han sido bloqueados por varios tribunales inferiores.

Su respuesta: te veo en la Corte Suprema.

Los fallos de la Corte Suprema sobre las medidas de López Obrador para priorizar los intereses privados sobre el uso del poder nacional aún están pendientes.

Ha presionado a la corte para que se ponga de su lado y ha amenazado con cambiar la constitución si no lo hacía.

Los grupos comerciales dicen que tal medida podría exacerbar los conflictos con los aliados al violar las obligaciones de México en virtud del Acuerdo Comercial entre Estados Unidos, México y Canadá.

El gusto de López Obrador por usar las encuestas para cancelar los proyectos de infraestructura a los que se opone no ha resuelto más a los inversionistas.

También provocó a las empresas mineras y criticó la cantidad de concesiones que les dieron los gobiernos anteriores.

Sin embargo, López Obrador señaló el miércoles que no esperaba muchos cambios legales importantes en el resto de su mandato, y dijo que “las reformas constitucionales se han hecho mucho mejor”. Muy pocos quedaron sin entrar en detalles.

READ  Joaquín Coronado se incorpora a FTI, exasesor de PwC España

Interés propio

López Obrador asumió el cargo en diciembre de 2018 y prometió promover el crecimiento y reducir los delitos violentos. En cambio, la economía se ha contraído en los últimos dos años (un 8,5% en 2020) y la carnicería ha alcanzado niveles sin precedentes.

Neil Herrington, vicepresidente senior de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, dijo que México estaba interesado en desarrollar un compromiso con el comercio e impulsar la economía.

Una señal importante para restaurar la confianza es el retiro de las políticas energéticas diseñadas por México para inclinar el deporte a favor de las empresas estatales, señaló Herrington.

“Los inversionistas estadounidenses en todas las industrias están monitoreando de cerca las actividades relacionadas con la energía de México porque creen que el resultado de los desafíos actuales en este sector tendrá un impacto importante en la economía y el entorno de inversión más amplios del país”, dijo.

López Obrador sostiene que miles de millones de dólares en contratos de e-industria otorgados por pioneros han eliminado a los contribuyentes y que quiere que las empresas acepten los nuevos términos a favor del estado.[[[[

Se cree que algunas empresas siguen la mediación internacional. Pero si las empresas no se venden, los analistas esperan llegar a algún tipo de acuerdo con Lopez Operator, como hicieron los operadores de gasoductos durante una renegociación similar en 2019.

La fortuna económica de México en 2021 se vio impulsada por el gasto de estímulo de Estados Unidos bajo el presidente Joe Biden, que impulsó la demanda de productos mexicanos. El 80% de las exportaciones de México van a Estados Unidos y las exportaciones se encuentran en niveles récord. El gobierno mexicano dice que es probable que la economía crezca un 6,5% este año.

READ  España permite hoy a los viajeros vacunados de cualquier parte del mundo entrar al país por primera vez

Las empresas han señalado a Washington por preocupaciones sobre las políticas de López, pero el enfoque de las relaciones bilaterales ha mantenido a raya la inmigración ilegal.

La dependencia de Estados Unidos de México para ayudar a los inmigrantes le da a López Obrador más libertad para seguir una agenda económica independiente, dicen funcionarios mexicanos en privado.

El presidente cerró su visión económica con una descripción de las élites empresariales, políticas y mediáticas que alimentan la riqueza de México e incitan a la pobreza, la desigualdad y la violencia.

El ex viceministro de Relaciones Exteriores de México, Andrés Rosenthal, ha argumentado que López Obrador tiene razón al querer abordar esos temas, pero que su retórica está provocando serias divisiones.

“Esta polarización es tan dañina y preocupante para un país que debe unir a su gente y salir de la rudeza que existe”.

Nuestras normas: Principios de la Fundación Thomson Reuters.