Salud | La enfermedad de Parkinson, una enfermedad común pero aún poco conocida

La enfermedad de Parkinson, junto con la enfermedad de Alzheimer, es una de las principales enfermedades del cerebro, pero aún se desconoce en gran medida la causa de este mal insidioso en el que el paciente pierde gradualmente la capacidad de moverse.

“Más de diez millones de personas viven con la enfermedad de Parkinson en todo el mundo”, resume la Parkinson’s Foundation, una de las principales organizaciones estadounidenses dedicadas a combatir la enfermedad.

Esto la convierte en una de las principales enfermedades neurodegenerativas, aquellas enfermedades que van afectando poco a poco el funcionamiento de las células nerviosas hasta volverlas muy incapacitantes.

A diferencia de la enfermedad de Alzheimer más común, la enfermedad de Parkinson no necesariamente causa demencia, aunque tales efectos pueden estar presentes.

La enfermedad, que afecta sobre todo a los hombres ya la inmensa mayoría de las personas mayores de 50 años, afecta principalmente a la movilidad. Los tres síntomas principales son temblores, rigidez muscular y dificultad para iniciar un asentimiento.

Pero «todas estas señales no están presentes al mismo tiempo y no necesariamente con la misma intensidad», resume la organización de investigación francesa Inserm. “A medida que avanza, los trastornos del movimiento reducen la independencia, la vida profesional y relacional, y la calidad de vida del paciente”.

En el transcurso de varios años, el paciente pierde gradualmente una parte importante de su capacidad de movimiento y, en la última etapa, puede tener que permanecer postrado en cama o vivir en una silla de ruedas.

Anteriormente, sin embargo, diagnosticar la enfermedad de Parkinson era difícil porque los síntomas aparecen de manera engañosa y no hay síntomas específicos o presentes sistémicamente, afirma Inserm.

READ  Demostraciones Anti-Pase Saludable: el cuarto fin de semana consecutivo de demostración para los oponentes del pase

Por ello, los especialistas afirman periódicamente que la enfermedad está lejos de limitarse al temblor, el síntoma más conocido por el gran público.

¿Qué causa esta enfermedad? Sabemos que está relacionado con la desaparición paulatina de las neuronas que generan la dopamina, un neurotransmisor. Esta degeneración ocurre de manera insidiosa y cuando aparecen los síntomas, las neuronas involucradas ya están en gran parte afectadas.

Entonces, los tratamientos actuales se enfocan en la dopamina. L-dopa más comúnmente estimula su producción en el cerebro. Pero tiene efectos secundarios significativos, con movimientos incontrolados y, como cualquier otra droga, no interrumpe la enfermedad.

Si es difícil de tratar, no solo es difícil de determinar a tiempo, sino también porque desconocemos las causas iniciales de la degeneración de las neuronas dopaminérgicas.

Muchos investigadores creen que la causa de la enfermedad no se encuentra en el cerebro, sino en otras partes del cuerpo como los intestinos o la nariz. Sin embargo, la duda permanece.

Sabemos, sin embargo, que la enfermedad tiene solo un componente genético débil: solo el 15% de los pacientes tienen antecedentes familiares, según el Inserm. Entre los factores de riesgo se identificó una clara asociación con la exposición a determinados plaguicidas.