Un bono de aumento .. un acuerdo alcanzado entre el gobierno y los sindicatos

El protocolo en particular incluye una bonificación de formación médica de 240 euros al mes y un aumento de salario medio de 78 euros.

El lunes, el gobierno anunció la firma de un memorando de entendimiento con la mayoría de los sindicatos de hospitales sobre parteras. Tras un «largo proceso de consulta», tres ministros (Sanidad, Función Pública, Familias) acogieron en un comunicado de prensa los «importantes avances» de este documento rubricado por Fors Aufrière, CFDT y Unsa, así como por la Federación de Hospitales de Francia ( FHF).) Por los empleadores.

El MoU incluye en particular una «bonificación de práctica médica» de 240 € netos por mes a partir de febrero, luego un aumento salarial medio de 78 € a partir de marzo para las parteras en los hospitales públicos, que es «permanente o contractual».

Al sumar estas medidas a los 183 euros de Ségur Health pagados desde finales de 2020, el gobierno está introduciendo una «revalorización neta de 500 euros al mes». La cantidad se ha incrementado notablemente frente a los 360 euros mensuales prometidos por Olivier Veran a mediados de septiembre.

Antes de un fin de semana oscuro

Al final, el ejecutivo aboga por «un compromiso de 100 millones de euros en 2022» y también acuerda ampliar los estudios de futuras matronas, de 5 a 6 años de promoción en 2022. Así que la lista ha crecido en dos meses. Mientras tanto, la profesión se reunió para un día de manifestaciones a principios de octubre, el sexto de este año, y dos huelgas el fin de semana.

Pero el protocolo viene a cortar el cordón sindical en dos de cara a un nuevo «fin de semana negro» previsto para el 26 y 29 de noviembre, por invitación de la ONSSF (categóricamente) y con el apoyo de la CGT.

READ  COVID-19: Aunque las infecciones se reanudan, la tercera dosis lucha por encontrar su ritmo

Entre los firmantes, «no estamos diciendo que sea suficiente, pero es un acuerdo interino que sigue siendo positivo», confirma Gilles Gadir (FO), que prevé «seguir trabajando» en la situación y la plantilla.

«Firmaremos porque todavía hay avances, aunque sigamos insatisfechos», dijo Jean-Claude Stutz (ONSA), estimando que «el gobierno no debe pensar que ha acabado con el problema».