COVID: Defensores de derechos humanos confrontan personal reubicado

Muchos defensores de los recursos humanos se enfrentan a las demandas de los empleados que se han mudado de las grandes ciudades, están utilizando el trabajo remoto y quieren poder adaptar su trabajo en consecuencia, según la Asociación Nacional de Administradores de Recursos Humanos (ANDRH).

Audrey Richard, su presidenta, explicó el martes durante su presentación en video.

“El 30% de los encuestados nos dijeron que enfrentan solicitudes de empleados que se mudaron, vendieron sus casas o planean mudarse y les gustaría saber cómo podrán operar, lo que no ha sucedido antes”, dice la Sra. Richard. .

Agrega que los defensores de los derechos humanos “a veces se enfrentan a hechos consumados”, incluso si muchos de los miembros del personal involucrados dicen que pueden organizarse y cubrir los costos de transporte y alojamiento.

“El individuo no debe primar sobre lo colectivo sino que también hay que tenerlo en cuenta, este es un problema que hoy se impone a los defensores de derechos humanos”, agrega.

Explosión de acuerdos empresariales sobre trabajo a distancia

Según la Sra. Richard, “el 25% de los 96.500 acuerdos de empresa firmados en 2020” se relacionan con el trabajo a distancia, que se ha convertido en la norma cuando es posible durante la crisis de salud y que muchos empleados quieren continuar en un promedio de dos a tres días. a la semana, según varias encuestas.

Para algunos, “es el primer acto de encontrar un trabajo en otro lugar con el riesgo de convertirse en empleados precarios. Pero es una ambición determinada y un fenómeno muy urbano porque el motivo principal es la reubicación”, identifica el vicepresidente Benoit Siri con AFP.

READ  La vacunación es la única solución para limitar la aparición de nuevas variantes

“Hay quien se ha mudado y quiere saber cómo será posible, es un reto gestionar el mañana porque el empleado debe poder llevar a cabo su misión. Si exige jornadas fijas al mismo tiempo que sus compañeros , esto no siempre es posible y creará limitaciones en la organización. Tendremos que encontrar el equilibrio adecuado ”, agrega.

Los interlocutores sociales, a excepción de la CGT, firmaron a finales de noviembre un convenio nacional entre profesionales que regula el trabajo a distancia, que no es obligatorio ni normativo.

El trabajo remoto se afianza

Mientras que el 55% de los defensores de recursos humanos creen que la crisis ha “provocado cambios en la cultura de gestión”, el 23% apoya el trabajo remoto continuo dos días a la semana desde el 9 de junio, el 21% a tres días y el 13% a un día. , como el retorno del personal del 100% cara a cara.

El 9% quiere trabajar de forma remota “gratis” sin especificar condiciones y muchos quieren cuatro días de teletrabajo a la semana. El 3% apoya el 100% del teletrabajo.

En cuanto a la protección del empleo, los defensores de los derechos humanos “reconocen que un despido rápido (de la asistencia) puede tener graves consecuencias”, tanto social como económicamente. El 59% de ellos quiere una continuación parcial de la actividad y el 52% quiere extender la exención de tasas a otros sectores.

En términos de diálogo social, el 61% de los defensores de derechos humanos quiere una “serie de reformas menos sostenibles”, el 43% quiere mantener reuniones a distancia, el 40% quiere tener “menos consultas” y el 24% “formar a los funcionarios electos” del personal.

READ  Informe de EE. UU. Sobre el origen del Covid-19: el virus 'probablemente' no está 'diseñado genéticamente'

con AFP