Covid obliga, los adolescentes obtienen más información a través de la televisión

Según el estudio de ZHAW, la televisión de servicio público fue una de las principales fuentes de información para el 61% de los jóvenes de entre 12 y 19 años en Suiza durante la primera ola del coronavirus. Antes de la pandemia, solo eran el 33% para darle esa credibilidad (archivo). Piedra angular / Jean-Christophe Bout sda-ats

Este contenido fue publicado el 13 de abril de 2021-12: 40

(Keystone-ATS)

Los adolescentes redescubrieron la televisión como canal de noticias durante la primera ola del coronavirus. Un estudio sobre el consumo de medios lo revela. También concluye que los alumnos de origen humilde o extranjero son los que más sufren con la educación a distancia.

En la última encuesta JAMESfocus encargada por Swisscom, la Universidad de Ciencias Aplicadas de Zúrich (ZHAW) entrevistó a 1.000 jóvenes de entre 12 y 19 años que viven en diferentes regiones lingüísticas del país la primavera pasada, dijo el martes. La encuesta se realizó en línea debido a la contención cercana asociada con la epidemia.

Para el 61% de los adolescentes, la televisión fue una de las principales fuentes de información sobre Covid-19. Antes de la pandemia, este medio era citado como tal por el 33% de los jóvenes, en el marco del estudio anterior de JAMES, en 2018. Las personas entrevistadas la primavera pasada otorgan una credibilidad particularmente alta a la televisión de servicio público.

sufrimiento

Según el estudio, el alto consumo de medios se asoció con importantes preocupaciones epidémicas. Este vínculo puede explicarse por la sobreexposición del sujeto al tema o por el hecho de que los adolescentes naturalmente ansiosos presentan una gran necesidad de información, señala ZHAW.

Para más de la mitad de los adolescentes, el principal temor era la posibilidad de que un ser querido contrajera Covid-19. Solo el 17% estaba preocupado por su exposición a la enfermedad. Las niñas expresaron su miedo más que los niños y los latinos más que los alemanes. Además, el 40% de los jóvenes que fueron interrogados nunca había compartido un video chat con sus familiares antes de decidir hacerlo la primavera pasada.

Habla y no te confundas

Además de la televisión, las charlas con familiares y amigos fueron la otra fuente principal de información para los adolescentes. Además, los investigadores recomiendan compartir con los jóvenes sobre el contenido de la información consumida, en particular para plantear preocupaciones asociadas. Además, el intercambio crítico de información errónea y teorías de conspiración que circulan en tiempos de crisis puede proteger el bienestar, escribe ZHAW.

También se recomienda que consuma cantidades moderadas de medios para no abrumarse. Basta con informarse una o dos veces al día con un máximo de tres o cuatro modos. Por otro lado, enfocarse solo en los temas que los medios revelan puede ser perjudicial para el bienestar. Por lo tanto, también se recomienda que conozca las perspectivas positivas y las posibles soluciones.

Desigualdad en la educación a distancia

La encuesta JAMESfocus también se centró en los efectos de la educación a distancia y el trabajo remoto en los adolescentes. Según ella, el 56% de los jóvenes de origen extranjero enfrentan dificultades en este contexto. Entre los suizos de entre 12 y 19 años, esta cifra es solo del 38%.

Los resultados son similares según el nivel socioeconómico de los adolescentes. Los investigadores asumen que las familias con medios económicos modestos generalmente tienen menos pantallas en sus hogares. Asimismo, los adolescentes de estas familias a menudo reciben menos apoyo de sus padres con sus tareas escolares y más por su cuenta.

READ  Un epidemiólogo dice que las vacunas son una "estrategia de rescate".