Niños de todas las edades se encuentran entre los inmigrantes en caravanas en todo México

ESCUINTLA, México (AP) – Unos miles de inmigrantes reanudaron su marcha hacia el norte por el sur de México el jueves, acompañados por el traqueteo de las ruedas de los cochecitos en la acera. Los niños, que aún dormían, se derrumbaron mientras la caravana avanzaba. Otros, aún dormidos, se sientan sobre los hombros de sus padres.

La caravana, compuesta en su mayoría por inmigrantes centroamericanos, salió de Dabachula cerca de la frontera con Guatemala el sábado y duplicó su tamaño mientras viajaba 45 millas (73 kilómetros) hasta Esquintla.

Los abogados de derechos de inmigración y los paramédicos que viajan con la caravana estiman que 1,000 niños de un estimado de 4,000 se tambalearán en las carreteras bajo el sol del castigo.

La escena recuerda a las grandes caravanas de inmigrantes llenas de familias con niños pequeños en 2018 y 2019. Las caravanas han proporcionado una forma para que las familias se reubiquen sin el dinero para pagar a los secuestradores, aunque muy lentamente. También tienen la ventaja de la seguridad en números.

Laura Benítez, de Global Response Management, una organización de ayuda humanitaria, dijo que el 40% de los que estaban en la caravana donde recibieron tratamiento médico eran niños.

“La mayoría tiene ampollas y picazón en las piernas”, dijo Benítez. «Los bebés tienen algunos pequeños cortes, rasguños e insectos y también les damos medicamentos para dolores de cabeza, dolores musculares, fiebre (rehidratación) (¿solución de rehidratación?)

Irino Mujica, un grupo de defensa de la inmigración llamado People Power Borders, estima que hay entre 1.000 y 1.200 niños en la caravana. “El gobierno mexicano urge cuidar a los niños”, dijo.

READ  Inversiones conjuntas para estimular los mercados de centros de datos en México y Brasil

La Agencia Nacional de Migración de México anunció el miércoles que emitirá una visa humanitaria a las mujeres embarazadas en una caravana. En otro informe del jueves, la compañía dijo que los niños que viajaban en el grupo eran elegibles para ellos.

José Ávila Lagos y su esposa Yolanda Melcares compraron dos cochecitos en Dabachula antes de la salida, ya que viajaban con sus tres hijos de 6, 9 y 15 años.

«(Los niños) tienen calor y están cansados ​​de caminar y hay que traerlos», le dijo Ávila al cochecito. «Tienes que gastar».

El camionero dijo que salieron de Honduras por pobreza. La epidemia le dificultaba encontrar trabajo.

Ingrid, una mujer guatemalteca que se negó a dar su apellido por razones de seguridad, dijo que viajaba con toda su familia de cuatro adultos, ocho niños y un bebé de 5 meses.

«No podemos ocuparnos de todos los niños. Somos de Guatemala y ya llevamos dos meses atrapados en Dabachula», dijo.

La frustración ha aumentado durante meses entre los miles de migrantes que esperan en Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala. La estrategia de México es frenar a los inmigrantes del sur, lejos de la frontera con Estados Unidos, cuando se les permite buscar asilo en México.

Pero el sistema de asilo de México está superpoblado y el lento proceso ha llevado a muchos a concluir que no vale la pena esperar.

“Tienen que darnos un camino libre; Cuando la familia descansa a la sombra de un árbol el jueves, le pedimos al presidente que tenga corazón ”, dijo Ingrid.

Aunque los pequeños grupos de inmigrantes que recientemente intentaron salir de Dabachula fueron asaltados por las autoridades en dos días, la caravana actual es grande y ha estado funcionando desde el sábado. Las autoridades intentaron evitar que Dabbachula se fuera ese día, pero no intervinieron después de eso.

READ  Barco de Royal Caribbean descarga tripulación positiva COVID-19 en España

La caravana aparentemente fue creada como una forma de protesta y los organizadores dijeron que el objetivo era marchar a la Ciudad de México para presionar al gobierno para que resuelva la crisis migratoria en el sur. Sin embargo, la mayoría de los caminantes tienen los ojos puestos en Estados Unidos.

Louis García Villacron, del Center for Human Dignity, una ONG con sede en Daphne, que participa en la organización de la marcha, dijo que el plan era buscar la residencia permanente para todos cuando vengan a la Ciudad de México.

«Creo que debería ir a Estados Unidos también debido a la situación en este país, para que Joe Biden pueda abrazarme», bromeó Villakran. «Obviamente todo el mundo quiere ir a Estados Unidos».

Copyright 2021 Associated Press. Reservados todos los derechos. Este contenido no puede ser publicado, difundido, reescrito o redistribuido sin permiso.